UNIVERSIDAD, CIEN POR CIEN CASTA


Carta publicada en el diario El País el 21 de abril de 2015. El título era “Universidad, cien por cien casta”, pero han preferido, quizá por razones de espacio, “La red clientelar”:


El presidente de un tribunal de una universidad preguntó: “¿Algún miembro del tribunal conoce a alguno de los candidatos? Si es así y para mayor imparcialidad, que abandone la sala”. Nadie abandonó la sala. Todos los componentes del tribunal, incluso el presidente conocían a uno de los candidatos, al cual, por supuesto, se le otorgó la plaza.

Una de las razones de que la universidad española tenga tan poca calidad, es que no se selecciona a los mejores. La universidad es, en demasiadas ocasiones, una red clientelar en la que predomina el enchufismo y los intereses creados antes que la excelencia. No solo las plazas, también muchos cargos de responsabilidad se reparten en algunas universidades entre amigos, familiares y afines.

Se supone que en la universidad se forman los que acabarán dirigiendo el país y que se les trasmite una serie de valores que les servirán para preservar la democracia. Sin embargo, la democracia no ha calado en la universidad española. Para entrar en la universidad, el mejor camino no es prepararse muy bien, sino adaptarse a una triste realidad: como en el antiguo régimen, no hay nada mejor que conocer a alguien de los que ya está dentro.

Pais opinion
Enlace a la carta

Anuncios

LAZARILLO DE TORMES. Explicación

EXPLICACIÓN: EL LAZARILLO DE TORMES

LOS BUENOS: HIPÓCRITAS Y ACOMODADOS

          Señor, yo determiné arrimarme a los buenos.  Es la contestación que da Lázaro al arcipreste de San Salvador.

            – Lázaro de Tormes, quien ha de mirar a dichos de malas lenguas, nunca medrará. Digo esto porque no me maravillaría alguno, viendo entrar en mi casa a tu mujer y salir della. Ella entra muy a tu honra y suya, y esto te lo prometo. Por tanto, no mires a lo que pueden decir, sino a lo que te toca, digo a tu provecho».

   – Señor -le dije-, yo determiné de arrimarme a los buenos (…)

         Pero, ¿quiénes son los buenos? ¿Cuál es el mensaje final de la obra? ¿Qué ha aprendido Lázaro a lo largo de su vida?

lazaro

         Lázaro ha aprendido que para disponer de dinero y una vejez asegurada, lo mejor es conseguir un buen trabajo. Por lo tanto, los buenos son las personas acomodas y los que trabajan, y no los ladrones ni los criminales.

         Lo segundo y lo más importante, es que los buenos saben mirar a otro lado cuando les conviene. Lo esencial para los buenos es su propio interés. Su gran preocupación es el beneficio propio y no la moral. 

         Como dice Lázaro en el último tratado, está agradecido al ciego por lo mucho que le enseñó. Del ciego aprendió a vivir con astucia. De sus otros amos (el buldero, el escudero y los clérigos) no aprendió valores como la justicia, la solidaridad, la sinceridad o la valentía, sino que es lícito aprovecharse de los demás. En realidad, los buenos son unos hipócritas.   

kunstkrake2

         Los buenos sólo se inmutan sí les tocan sus propios intereses. No les afecta en absoluto la injusticia que hay a su alrededor. Como decía Martin Luther King, el cual fue asesinado por defender los derechos de los negros en Estados Unidos: “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que me preocupa es el silencio de los buenos”. 

ENLACE Y DESCARGA 

Descargar
Descargar